logo

Postbus 336
2400 AH
Alphen aan den Rijn
Rijndijk 263a
2394 CE
Hazerswoude-Rijndijk

Tel. +31 (0)71 3415146,
Fax +31 (0)71 3415829
info@rhizopon.com
1385743405_facebook_square
1385743392_youtube_square_color
1385743401_twitter_square

Consultar ahora el Guía de Esqueje.

Los asesores técnicos de Rhizopon realizan visitas a diario a las explotaciones en las que se multiplican plantas mediante esquejes. En estas explotaciones se intentan aplicar las reglas más exigentes de las tendencias más modernas. El mercado continuamente está demandando un mayor número de plantas de alta calidad, uniformes, que se deben entregar en una fecha previamente acordada.

Es evidente que el precio apenas puede aumentar. Para cumplir con esta exigencia el material de partida (el esqueje) debe ser perfecto en todos sus aspectos. Muchos de los problemas del cultivo de las plantas se deben a esquejes de escasa calidad.

Dice un importante dicho popular:
No hay buen cultivo sin un buen inicio (esqueje).

Selección de las plantas progenitoras.
En el pasado era habitual cortar esquejes de plantas de cualquier rincón del invernadero. Los criadores ahorrativos iban paseando por las plantaciones con las tijeras de podar. En cualquier caso, en esta situación a menudo no se sabía en qué estado se encontraba la planta progenitora. Puesto que las mejores progenitoras son las que proporcionan los mejores esquejes, éstas se deben seleccionar y cultivar cuidadosamente.

Selección permanente
Realice una selección en cada ciclo reproductivo de las plantas con las mejores propiedades para su posterior cultivo. Escoja las mejores de ellas y empléelas como material de partida.

Esquejes delgados
En el punto donde se asienta el brote es el que tiene la mayor influencia sobre la velocidad con que el esqueje podrá producir raíces. Seleccione los brotes que se encuentren cerca de la base de las plantas escogidas. En las plantas con malas se deben selecciionar los retoños más delgados, porque producen mejores raíces.

Plantas progenitoras en las mejores condiciones
Corte cuidadosamente los esquejes seleccionados en las mejores condiciones, absolutamente controladas. Cuando el criador da a sus plantas progenitoras todo lo que necesitan, éstas le proporcionan exactamente lo que aquél necesita, es decir, estupendos esquejes.

Cultivo comercial
Los esquejes de las plantas progenitoras de los cultivadores comerciales suelen generar raíces mejor que las progenitoras "habituales". Aparte de esto, las planta progenitoras de los cultivos meristémicos están libres de virus.
Solamente un esqueje bien enraizado puede dar lugar a un buen producto final.

Producción rápida de raices
Cuanto más rápidamente enraíza un esqueje, antes se hace autónomo y capaz de sobrevivir. El esqueje enraizado es una planta autónoma capaz de desarrollar su propia energía. La planta autónoma es capaz de resistir las enfermedades.

Condiciones óptimas para enraizar.
Un esqueje que no puedo formar raíces en condiciones óptimas, pierde energía inútilmente. A consecuencia de ello toda la estructura de raíces elaborada es peor. Para poder desarrollar su propia energía, la planta necesita sobre todo luz, agua, CO2 y oxígeno.

Luz
Puesto que la luz (solar) comporta elevadas temperatures debemos ser cuidadosos. La luz es necesaria para la fotosíntesis. El esqueje sin raíces aún no puede realizar mucha fotosíntesis y por lo tanto con poca luz tiene bastante. Es mucho más importante proporcionarle un largo periode de luz diario (por lo menos 16 o 18 horas) que darle mucha intensidad de luz, que comporta una temperatura elevada. Si es necesario, el periodo lumínico se puede prolongar con luz artificial.

Agua
El agua es para las plantas lo que la sangre para las personas. Por eso para las plantas son tan importantes unas buenas raíces capaces de absorber el agua. ¡Proporcione al esqueje la oportunidad de elaborar una buena estructura de raíces! Para ello también es muy importante que haya agua disponible. Un substrato demasiado seco hace que las células se mueran más rápidamente. El mayor número de células muertas aumenta el riesgo de podredumbre de la raíz. El substrato demasiado seco favorece la formación de callos. A menudo se cree, erróneamente, que los callos facilitan el enraizado. Sucede precisamente lo contrario: el tensiómetro. Señala si el medio está seco, húmedo, o mojado. Para un enraizado óptimo, el tensiómetro debe señalar entre húmedo y mojado. A base de pesar regularmente el tablero se puede comprobar si posee el peso adecuado (ver humedad). En base a esta información se regula el riego, lo que en la práctica permite obtener buenos resultados.

CO2
Los equejes también necesitan la fotosínteses.
Por eso es importante que, además de la luz y el agua también disponga de CO2 suficiente. Aparte de ello, un elevado contenido en CO2 del aire impide la evaporación a través del esqueje.

Los esquejes que de encuentran en un ambiente con luz suficiente y una elevada proporción de CO2, de 800-1.000 pm, pueden enraizar mejor.

Oxígeno
El oxígeno es imprescindible para la división celular y para la formación de raíces. Por eso el esqueje se debe poner en un substrato suficientemente suelto, para que pueda circular el aire - y con él el oxígeno -, llegando hasta las raíces que se están formando.

Humedad del aire
Los esquejes que aún no han enraizado necisitan un elevada humedad del aire. Esta humedad ambiental depende en gran medida de la temperatura. En cuanto aparecen las raíces la humedad del aire puede disminuir. Así los esquejes enraizados pueden asimilar mejor.

Temperatura
Para contrarrestar una evaporación demasiado intensa, es importante controlar la temperatura. La temperatura del suelo tiene una influencia directa sobre la velocidad con que se desarrollan las raíces. Al principio de la fase de enraizado la temperatura ideal del suelo es de entre 20 y 25 °C. Después pueden descender algunos grados. Para frenar un poco el crecimiento par encima de la tierra, la temperatura del aire debe ser algo inferior a le del suelo. Al principio el esqueje deberá concentrarse en la producción de raíces. El crecimiento aéreo vendrá después.

Regulador del enraizado
A pesar de que a veces el esquejes puede formar raíces sin un regulador de enraizado, es importante aplicar alguno de éstos. Si estos productos se emplean correctamente, los esquejes forman raíces con mayor rapidez, más regulares y mejores. Más rápidamente es importante, para que el esqueje puede absorber cuanto antes el agua de forma autónoma. Regularmente es importante para que no se produzcan retrasos en las plantas que retrasan toda la producción. Formación de raíces mejores significa que el esqueje forma raíces en todo su perímetro y a lo largo de varios centímetros bajo tierra, en lugar de solamente alguna raicilla aquí y allá. Solamente los esquejes bien enraizados pueden dar lugar a plantas de calidad.

Nuevos métodos

Saber a base de medir
Para que una planta pueda alcanzar un crecimiento óptimo, hay que saber lo que sucede en la planta. Por lo tanto es recomendable controlar la evolución de los diferentes diversos procesos de la planta mediante los instrumentos de medida adecuados.
Existen múltiples sensores capaces de medir los diversos procesos que tienen lugar alrededor de la planta. De entrada ya hemos citado el tensiómetro, que mide la humedad de la tierra. También se puede medir el contenido en CO2 del aire, así como la cantidad de luz que incide sobre la planta. Incluso se puede medir la cantidad de agua que fluye po un tallo, o la cantidad de CO2 que absorbe una planta.

Modelos de ordenador

Los datos medidos por los diversos sensores se pueden almacar en un módulo de registro. Los datos de módulo a su vez se pueden transmitir a un ordenador. Esto nos de la oportunidad de controlar con exactitud las disintas condiciones a lo largo de las diferentes fases de crecimiento. Y finalmente se puede elaborar un modelo de crecimiento con el que se puede controlar todo el cultivo. De esta manera se consigue un producto universal para cada cultivo.

Investigación
Rhizopon seguirá investigando en la próxima década, junto con cultivadores e investigadores de todo el mundo. Para ello se emplearán los conocimientos más recientes de la fisiología vegetal y del campo de la informática, tanto de la recogida de datos como de su posterior cálculo.